4 habilidades para potenciar el liderazgo

4 habilidades para potenciar el liderazgo

En muchas ocasiones los años de experiencia son influyentes y requisitos fundamentales para potenciar el liderazgo. Sin embargo, es frecuente que se pase por alto y no se aprecie en su real dimensión la trascendencia de desarrollar las habilidades blandas para asumir posiciones de liderazgo.

Alcanzar posiciones de liderazgo dentro de las organizaciones es un objetivo cada vez más arduo para los profesionales, quienes son conscientes de que deben contar con las competencias necesarias para incrementar sus posibilidades de lograr ocupar un puesto de jerarquía.

En ese sentido, hoy el liderazgo está orientado a crear contextos de colaboración, a partir de la construcción de relaciones basadas en la confianza entre todos los miembros del equipo.

Asimismo, es fundamental que un profesional desarrolle las siguientes cuatro competencias blandas para potenciar su liderazgo:

  • Autoliderazgo:

Es la capacidad de autoconocimiento y de hacerse cargo de su propio desarrollo. Es el primer cimiento del liderazgo, si uno no se lidera ni se conoce a uno mismo, no tendrá éxito en hacerlo con un equipo de trabajo.

  •  Comunicación efectiva:

Es la habilidad para entenderse con las personas con quienes se interactúa para coordinar acciones a través de compromisos mutuos. La comunicación efectiva facilita las condiciones para establecer relaciones fluidas, minimizar los posibles conflictos dentro de una organización y en un equipo de trabajo.

  • Inteligencia emocional:

Es la capacidad de ser conscientes de las emociones que vivimos para comprenderlas y aprender formas de influir en ellas para un accionar efectivo. Un líder, a lo largo de su quehacer cotidiano, pasa por diversas situaciones que gatillan distintas emociones, saber cómo gestionarlas permitirá que él y su equipo sobrelleven la situación de manera más efectiva.

  • Construcción de relaciones basadas en la confianza:

Principalmente entre los miembros del equipo para lograr resultados óptimos. Hay un sinnúmero de estudios realizados por distintas instituciones que confirman que los seres humanos somos muy productivos en ambientes donde confiamos no sólo en los otros miembros del equipo, sino en las decisiones de nuestros líderes.

Cerrar menú